Entrevista a Antonia Jiménez, guitarrista

Bourg La Reine el 18 de octubre de 2008

Lunes 20 de octubre de 2008 por Maguy Naïmi

Es tan sorprendente , ver a una mujer tocando la guitarra en un espectáculo flamenco que hemos deseado, para nuestros lectores darle la palabra para que nos cuente cómo tuvo que desenvolverse en el mundo, digámoslo - « machista »- de los tocaores. Fue después de su actuación en el teatro de Sceaux, ( cerca de París ) con la Compañía « Flamenco en sus 13 », cuando nos entrevistamos con ella.

Antonia Jiménez nació en Cádiz , Puerto de Santamaría, y acaba de cumplir treninta y séis años y lamenta que haya tan pocas mujeres guitarristas « desafortunadamente, profesionales hay muy pocas …una de Noruega..otra de Finlandia…nativas hay muy pocas ». Aprendió a tocar a los catorce años cuando todavía estaba estudiando en el colegio. Su familia era de cultura flamenca, aficionada al cante-por la parte de su padre- sus tíos cantaban, eran aficionados al flamenco, y lo que ella sentía era « mucha gana de tocar la guitarra de pequeña »ella había tenido una guitarra, siendo muy pequeña,y su madre la vio con tantas ganas de aprender que la llevó « a un señor, que daba clases a unos veinte o treinta niños », y ella aprendió de forma tradicional « de oído ».

Escuchó los consejos de unos amigos y estudió un poco de solfeo durante dos años « pero la verdad que me aburrí » , nos dice ella.. Piensa que para tocar Flamenco no es necesario saber de solfeo, « pero siempre es bueno saber algo, porque te puedes comunicar con otros músicos con una partitura »… Son casos contados de guitarristas flamencos que sepan leer música » añade.

Nos contó que « empezó a acompañar el baile porque donde ella aprendía a tocar , abajo, había una academia de Baile, y es una buena escuela acompañar al baile porque .. acompañando el baile también hay cante…hay que pasar por ahí…comprendes el sentido del compás de cada uno, entonces te enriqueces también… vas entiendo el ritmo de cada persona…entonces es como estudiar » Ella ha trabajado más para el baile que para el cante, comprende mejor el baile y se siente más libre acompañándolo. Tiene muchos espectáculos el año que viene, y no sólo con este ballet, sino con otros, « es la ventaja que tenemos , los músicos de Flamenco, viajamos mucho » añade.

Cuando le preguntamos si le fue fácil tocar la guitarra , siendo mujer , ella contestó que fue « bastante » difícil. « Yo creo que hay como una confusión –añadió, entre lo tradicional y lo conservador , yo creo que hay una línea, porque a mí me gusta la tradición , y conocer el Flamenco tradicional es necesario, pero hay una actitud …que tiene que ser una actitud abierta al día, no tiene que ser una actitud cerrada …hay bastante machismo….yo puedo intentar analizar el porqué, creo que es la visión, la perspectiva, cómo se mira el Flamenco.. la mirada, la perspectiva desde fuera es masculina, la mirada es de un hombre …

Cuando la contrataron por primera vez ella reccionó « pegando saltos », y no se lo esperaba porque ya tenía veintisiete años y se cansó de luchar y estaba apunto de dejar la guitarra, se presentó en una audición para ir a Japón con una compañía , y en el casting la cogieron, entonces empezó a ganar dinero y a poder vivir de eso.

Antonia Jiménez no tiene especial afición por un guitarrista en particular le gustan « todos , desde los grandes hasta los más pequeños », a ella le ha ayudado mucho un Maestro que se llama Enrique Vargas « aparece gente en tu vida que te ayuda mucho, y Enrique Vargas es una de esas personas », nos confía.

Ella se siente « más libre » acompañando el baile, más libre en el sentido en que hay una parte de ella que se comunica muy bien con el bailaor, y recuerda que las primeras quinientas pesetas que se ganó, fue, acompañando el baile, pero el baile tiene una estructura y una tienes que acoplarse a esta estructura.

Le preguntamos si para este espectáculo ( "Flamenco en sus trece" ) estaba hecha la coreografía y si ella puso después la música junto con su compañero, Arcadio Marín, o si fue al revés, pero nos contestó que se hizo de distintas maneras , unas veces fue ella la que puso la música y otras veces fue « al revés », « existen las dos maneras » concluye . Nos pareció que entre los dos dos tocaores existía también mucha complicidad, al contrario de muchos dúos en los que uno toca en solo y el otro se limita en acompañar, aquí fue diferente, había como un contrapunto siempre entre los dos , ella ponía una falseta y él, otra, Antonia Jiménez asintió y añadió que « lo importante es llevarse bien y ser compañeros ».

Han cuidado mucho las transiciones entre baile y baile y eso es, según ella , « un trabajo muy delicado que , a veces se ha pensado, pero que a veces, se ha ido formando » ..pero que « se ha hecho con mucho mimo » Hay mucha lógica musical en todo el espectáculo , entre los tres bailaores , se han repartido la dirección , cada uno hizo su parte coreográfica, igual pasó con los músicos, llevan tiempo trabajando juntos ( músicos y bailaores ), se conocen, y es una gran ventaja , porque es muy fácil , trabajar así.

Se ha bailado mucho sobre el compás de Soleá, en el espectáculo, pero se ha variado mucho la forma de tocar en este mismo compás, no se ha repetido, pero es que cada número está pensado y tiene su carácter, y eso va saliendo también.

Como los cantaores cantan muy diferente se toca diferente según se toca para uno o para otro, pero Antonia lo hace « en el momento, eso te pide, te adaptas a la energía que él pone ». Cuando compone una falseta , coge lo que le gusta y deshecha lo que no le gusta, es un trabajo difícil porque hizo la falseta de Granaína, por medio y no en tono de Granaína, y es que entonces no le servía para nada lo que ella tenía de Granaína, y encontró algo que « más o menos pudiera sonar por Granaína ». « Es un trabajo difícil » repite, «depende del nivel de exigencia que tienes contigo mismo ». No le gusta repetir lo de los otros, le gusta buscarse, renovar. Tiene toques en solo, y le gusta mucho tocar sola,y los palos festeros son los con los que se siente más a gusto, pero le gusta el toque por Malagueña, por Taranta. Ahora está estudiando mucho la composición , está bucándose

A nuestra última pregunta :¿ Si tuvieras que darle algún consejo a una niña que quisiera aprender a tocar Flamenco que le dirías :

-¡Adelante que se puede !..¡Ánimo ! – nos contestó riéndose.

Maguy Naïmi y Claude Worms


Foro




Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | visitas: 6244288

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.1 + ALTERNATIVES

RSSes

Mesure d'audience ROI statistique webanalytics par WebAnalytics