Alicia Morales : "La novia de cristal"

samedi 27 avril 2019 par Claude Worms

Reseña en español - Alicia Morales : "La novia de cristal", un CD Droguería Music, 2019.

Hemos tenido la suerte de descubrir a la cantaora Alicia Morales cuando brindaba su voz a las composiciones de la tocaora Antonia Jiménez en el festival de Toulouse (concierto de Antonia Jiménez : "Entre primas"). Este primer álbum de la cantaora resultará para nuestros lectores un doble descubrimiento : descubrirán a una joven artista muy talentosa y también la riqueza y variedad del repertorio del cante granaíno olvidado a veces por culpa de la fascinación ejercida por el repertorio de la baja Andalucía occidental sobre los aficionados, fascinación justificada, por supuesto, pero un poco enfatizada por unas subvenciones institucionales, de tendencia hegemónica.

Miguel Ángel Jiménez en su texto de presentación precisa que "La novia de cristal" no es otra cosa que Granada, remitiéndose a una citación sacada del cuento de Chateaubriand "Las aventuras del último Abencerraje". Y es sin lugar a dudas, una visita guiada del cante granaíno a la que nos invita Alicia Morales, con la complicidad de los artistas invitados : si David Caro, tocaor almeriense se hizo cargo de los acompañamientos y los arreglos de cinco de los cantes del disco, los otros cuatro corrieron a cargo de Paco y Miguel Ángel Cortés (respectivamente tangos y temporeras), Miguel Ochando (granaína) y los jóvenes tocaores Antonio de La Luz y Álvaro Pérez "el Martinete" (fandangos del Albaicín). En resumidas cuentas, una mini antología de la flor y nata del toque granaíno.

Este tipo de empresa podría caer en la trampa de la "museografía", pero resulta que no… la visita nos encantó, y no sólo porque nuestra guía tiene un conocimiento histórico profundo del patrimonio flamenco de Granada, sino, y sobre todo, porque lo defiende con una entrega emocional y una creatividad musical, señal de un sello personal. Se trata del cante granaíno del siglo XX desde África Vázquez hasta Enrique Morente interpretado con la sensibilidad y la voz de una artista del siglo XXI.

Nos internamos por tanto en el álbum por un portal del siglo XXI y un poema de José Luis Ortiz Nuevo, con unos tientos originales, compuestos por la cantaora siguiendo el estilo de Enrique Morente, maravillosamente armonizados por David Caro. El tono solemne de las transiciones cromáticas subrayadas por unos coros son una verdadera joya. La malagueña que sigue, nos remite al principio del siglo XX y a la Peñaranda vía los incunables grabados por Antonio Pozo "el Mochuelo". Como siempre el cante de cierre es un fandango abandolao, un modelo rarísimo, atribuido a África Vázquez "La Peza" de la que conocemos solamente una versión antigua grabada en 1914 por El Niño Ríos, acompañado por Nicolás Domínguez (véase : Rafael Chaves Arcos y Norman Paul Kliman. "Los cantes mineros a través de los registros de pizarra y cilindros". Madrid. El Flamenco Vive.2012) . Es de subrayar la originalidad de Alicia Morales a la hora de elegir su repertorio .

Las cuatro soleares remiten a los Maestros granaínos del estilo, influenciados todos por los compositores de las soleares de Triana señalados entre paréntesis : 1) Enrique Morente (José Lorente) ; 2) Manuel Celestino "Cobitos" (Antonio Silva "El Portugués") ; 3) Pepe el de Jun (cante de cierre de Paquirri) ; 4) Rafael Moreno (La Andonda y El Quino). En estas composiciones de difícil interpretación (ámbitus amplios) y a pesar de una ligera dureza en las notas agudas, la división de los periodos melódicos (ligado de los tercios y la colocación de las divisiones), las variaciones en las repeticiones, las notas graves bien asentadas y los matices dinámicos de Alicia Morales resultan ejemplares – hermoso ejercicio de estilo de David Caro que no se aparta mucho del toque por soleá tradicional, con citación a Paco de Lucía incluida.

Al contrario de lo que el título dejaría suponer, "Alcaicería" (antiguo barrio judío en el corazón de Granada) es un homenaje a los fandangos del Albaicín interpretados sobre un fondo sonoro que evoca los conjuntos "de púa" (guitarra, laúd y bandurria, una especialidad granaína) por Antonio de la Luz y Álvaro Pérez "el Martinete", con la complicidad de Mostafa Bakkali en… el banjo. La composición es un díptico (aire medium/ aire rápido) y cada parte asocia un fandango folclórico y una composición derivada de fuentes populares : primero el fandango de Paco el del Gas y luego el de Frasquito Yerbabuena, inspirados ambos en las interpretaciones magistrales de Manuel Celestino "Cobitos". Alicia Morales da muestra de buen gusto al interpretar sobriamente los modelos populares, reservando el virtuosismo vocal para sus declinaciones flamencas, con unos tercios de remate personales artísticamente dibujados. Como para las bulerías y los tangos la intervención puntual de los coros dinamiza el conjunto.

Foto : Manuel Puga

Las bulerías de La Chata son un estreno discográfico. La Chata sería una artista que se produjo en las zambras del Sacromonte en los años 1930. Grabó como mínimo un disco de 78 revoluciones. Ana Morales restituyó minuciosamente la letra, con la ayuda de Antonio Conde González-Carrascosa al que debemos por otra parte unas obras de sumo interés como una biografía de José Cepero con el añadido de una discografía integral del cantaor (La Droguería Music, 2017) y un estudio del repertorio de las granaínas (colección "Granada Universo lamenco", Publicaciones de la Diputación de Granada, 2018). La introducción es una versión por bulería de una letra que se suele cantar sobre el modelo de los tangos "paraos" del Camino ("Los gitanos son primores…"). Lo que sigue pone de realce la proximidad musical de este repertorio con los cantes homólogos de las calles Los Negros y Cruz Verde (bulerías) y del barrio del Perchel (tangos) de Málaga popularizados por La Pirula y La Repompa, y actualmente por la Cañeta.

Nos conformaremos con escribir que la interpretación de la granaína nos parece perfecta (véase nuestra "galería sonora"). Por sí sólo, el temple muy desarrollado tiene valor de cante, con unos arabescos melódicos alrededor del cuarto grado, que anuncia la ambigüedad de la composición, entre el modo flamenco sobre Si y la tonalidad relativa de Mi menor. Es, a nuestro punto de vista, junto con las siguiriyas y las temporeras una de las cumbres del álbum, y la falseta clásica en trémolo de Ramón Montoya impecablemente interpretada por Miguel Ochando es una gozada. El título "El camino" anuncia lógicamente una antología de tangos del Sacromonte en un acompañamiento idiomático de Paco Cortés ; si la mayoría de los cantes son efectivamente "del Camino" uno podrá descubrir también a modo de introducción un "tango canastero" (versión de Toni Maya en la antología "Graná baila por tangos", Producciones Peligrosas JASS-6 CD, 1997) y a modo de conclusión un "tango de la Vega" con su modulación característica hacia la tonalidad mayor homónima del modo flamenco de referencia ("cambio"). Alicia Morales tuvo la idea excelente de insertar en la “suite” un tango de Jaén (o "de La Carlota") grabado por Gabriel Moreno (Philips, 1974).

Las dos primeras y memorables siguiriyas están sacadas de una versión en público del "Guern-Irak" de Enrique Morente grabada para la banda sonora de la película de Emilio Ruiz Barrachina (Universal, 2011). El tercer cante en aire rápido, es el famoso cante de cierre de Manuel Molina actualmente muy solicitado para concluir las coreografías por siguiriya. Enrique Morente nunca lo grabó pero la imprescindible biografía de Balbino Gutiérrez ("Enrique Morente. La voz libre". Madrid, Fundación SGAE, 1996, 2006 y 2018) nos indica que lo cantó al menos dos veces en público, en el Festival de Jazz de Vitoria en 2006 y en un recital en el Teatro del Liceu de Barcelona en 2010. Las versiones de Alicia Morales son verdaderamente dignas de su modelo y para el acompañamiento en modo flamenco sobre Re, David Caro se inspira juiciosamente en el estilo de Miguel Ángel Cortés citando una de sus falsetas.

Este último, como siempre, transfigura con sus armonizaciones las temporeras de Montefrío que rematan el disco. Otra vez más Alicia Morales logra recrear a su manera, púdica y delicada, respetuosa de las fuentes populares, las versiones que nos legaron Manuel Ávila, Miguel Burgos "el Cele" y Rogelio de Montefrio. Ya que no podemos comprar la versión original de Rogelio ("Mosaíco de los cantes granadinos", Fonodis DIS 40/049, 1983 - documentos de gran valor de los que seguimos esperando una difusión digna) nos conformaremos con escuchar a Manuel Ávila y El Cele en el álbum "El flamenco antiguo. Veteranos del cante en Granada" (Big Bang BB 442 CD, 2001).

"Vengo vendiendo flores por las calles de Graná ; las tengo de mil colores..." (tientos – Alicia Morales y José Luis Ortiz Nuevo) : con este primer álbum, Alicia Morales pinta de mil colores los cantes de Graná.

NB : leer también : Cantaor(a)es granadin(a)os.

Claude Worms

Traducción : Maguy Naïmi

Galería sonora

MP3 - 8 Mo
Granaína

MP3 - 906.7 ko
Fandango (África Vázquez "la Peza")

Granaína : Alicia Morales (cante) / Miguel Ochando (guitarra).

Fandango – África Vázquez "La Peza" : Niño Ríos (cante) / Nicolás Domínguez (guitarra) – Columbia T-147, 1914.





Accueil du site | Contact | Plan du site | Espace privé | visites : 9084826

Site réalisé avec SPIP 1.9.1 + ALTERNATIVES

RSSfr

Mesure d'audience ROI statistique webanalytics par WebAnalytics