Ciclos "Jueves flamencos" y "Flamenco viene del Sur

¡Flamenco todo el año!

Miércoles 24 de junio de 2009 por Manuela Papino

En Sevilla, existen dos grandes ciclos de flamenco con carácter estable: “Los Jueves flamencos” de la Fundación Cajasol y “Flamenco Viene del Sur” (los martes de la Junta de Andalucía y la Agencia Andaluza para el Desarrollo del Flamenco). Los dos proponen una extensión a toda Andalucía: Cajasol con “Conocer el flamenco” desde hace más de veinte años, y la expansión de “Flamenco Viene del Sur” a otras capitales andaluzas.

La sala Joaquín Turina de Cajasol y el Teatro Central que acoge “Flamenco Viene del Sur”, trabajan juntos “para que no hayan coincidencias” dijo Manuel Herrera el coordinador de la Fundación. Los dos espacios tienen unas condiciones técnicas diferentes y se complementan a la perfección. La sala Joaquín Turina es más pequeña, más íntima, como su tablao: “es una sala donde se innova, se experimenta, se crea. No sólo un sitio de representación” dijo Manuel Herrera, “Hemos procurado que no se diesen repeticiones. La única que lo hace es Mayte Martín, pero en la bienal cantó boleros y aquí dará un recital de flamenco”.

El Teatro Central, de estructura moderna, tiene un tamaño medio que se adapta a diferentes formatos de espectáculos, y apoya claramente a la Agencia para el desarrollo del flamenco, permitiendo que unos artistas que ya están de giras por el mundo, (sin haber estado todavía en Sevilla), se puedan ver también en la capital andaluza.

La programación 2009 de la Fundación Cajasol, que empezó el 15 de Enero y se acabó el 21 de Mayo, tuvo entre otras, las notables noches siguientes:

5 de marzo: MAYTE MARTÍN VUELVE A SEVILLA

Cante: Mayte Martín

Guitarra: Pedro Sierra

El día 5 de marzo, fecha que tenía competencia en la ciudad jerezana, “Jueves Flamencos” invitaba a Mayte Martín, que subió al escenario a solas, con el guitarrista Pedro Sierra. Aforo lleno. Sin sorpresa.

A pesar de lo que se puede escuchar todavía sobre el espectáculo “Alcantara Manuel”que presentó en la última Bienal de Sevilla, Mayte demostró una vez más que es una artista muy esperada y respetada en Sevilla. Decir que Mayte no tiene nada que demostrar sería hacerle ofensa. Sin duda, es la cantaora que más técnica tiene, más seguridad y más libertad artísticamente, y eso le permite hacerle llegar al público su sensibilidad emotiva a través de un género u de otro, poniendo siempre muy alto el arte.

Esa noche fue completamente flamenca. Cantó por Petenera, por Siguiriya, por Fandango de Huelva, por Cantiñas y por Bulerías, deliciosamente acompañada por Pedro Sierra que se impuso con brío. Después de unos momentos un poco fríos, llegaron las emociones con profundidad y fuerza, con la Granaína y la Malagueña, las falsetas del guitarrista siendo fuente de inspiración para la cantaora. Pararon el tiempo unos instantes, lo que provocó un bis.

Mayte Martín volvió con gracia, contestando “No me vais a pedir ¡lo que no voy a cantar! La Vidalita, a mí me encanta, pero estoy muy aburrida de cantarla. Voy a descansar de ella un rato e irme por otro camino.” Cantó una Guajira - “que aprendí de mi maestro Valderrama” dijo. Es una Guajira que acaba de grabar para su nuevo disco. A los que se quedaron con “Querencia”, no les va a decepcionar lo que se anuncia ahora. La Guajira fue preciosa, con un compás delicado, unas letras poco conocidas, y mucho salero. “Voy a cantar esa perlita que nos dejó Valderrama”, y empezó a volar la Guajira, fina y delicada, sin que le falte brío y majestad.

Flamenca con mucho arte, lo demostró una vez más Mayte Martín, que se llevó del público, un “Gracias por venir a Sevilla”.

16 de abril: AMADOR ROJAS: EL NUEVO DANDY DEL FLAMENCO

Baile, idea original y coreografía: Amador Rojas

Guitarra: Jesús de Rosario

Cante: Encarna y José Anillo

Percusión: Lucky Losada

Violonchelo: Batio

La programación de Cajasol no deja de sorprender. Si algunos sitios nos adormecen con lo que hemos visto ya, vuelto a ver, y ya visto sin tener que verlo, los “Jueves Flamencos” mantienen la curiosidad con su programación atrevida y muchas veces acertada. Fue el caso de la noche del 16 de Abril con “Mandala”, el espectáculo de la Compañía Amador Rojas.

Con un programa sencillo, nítido y sin embargo de color, Amador Rojas empezó con “Shiva”, solo en el escenario, en la penumbra, la cara tapada por un velo transparente negro.

Enseguida, el baile anuncia que el bailaor tiene cosas que contar… Restringido por el espacio, demuestra sin embargo su liberación de los arquetipos flamencos, modelando un cuerpo contemporáneo andrógino que habita la hechura hermosa del gitano. Sin miedo ninguno, comparte con generosidad su universo íntimo, y el olor del incienso invade el teatro. Entra el violonchelo, y los cuadros se suceden sin ruptura.

El bailor no sale más que para cambiarse de vestido. Empieza a bailar una Farruca muy femenina y sensible, seguida por unas Alegrías que llegan con fuerza al espectador. Rojas se hace actor, músico, bailando con todas las sensaciones que se pueden mezclar en la complejidad del ser humano. Emociona.

Emocionó, con la misma intensidad Encarna Anillo, cantando con una interpretación gitana y potente el himno internacional gitano “Gelem Gelem”. Acabaron con una Soleá, templada al principio, con un paseo del bailaor obedeciendo a sus emociones, vestido como un gentleman, con un traje inglés de tres piezas, más potente y tradicional que nunca. De sus exploraciones del espacio, salió una escobilla en “marcha atrás”, haciendo unos guiños a los cánones flamencos antiguos.

Si estamos de acuerdo en que el artista es el que tiene otra forma de ser y que se nutre de sus emociones para compartirlas a través de su técnica, estaremos de acuerdo que esta noche, bailó un artista en el escenario. Desde su femenina sensibilidad, hasta su fuerza gitana, Amador Rojas lució su magnifica hechura, atestando de mucha humildad y de una gran riqueza interior que reveló una sinceridad artística notable.

21 de mayo: DORANTES Y COMPAÑÍA CLAUSURAN “LOS JUEVES FLAMENCOS” 2009

Piano: Dorantes

Cante: Pedro Peña, Arcángel

Guitarra: Ricardo Moreno

Contrabajo: José López

Bandoléon: Marcelo Merchante

Violín: Faixal

Palmas: Los Melli, Tete Peña

David Peña Dorantes fue el único artista que tuvo el honor de estar presente en los dos ciclos a la vez. Después de haber presentado el día 14 de abril "Flamenco Session" en el Teatro Central para el ciclo "Flamenco Viene del Sur", ese 21 de mayo pasado, presentó "Sin muros ni cadenas" para clausurar "Jueves flamencos".

Programa flamenco anunciado – Rondeña, Tangos, Siguiriya, etc – salimos sin embargo con un sabor a ultra marino, entre un vieja milonga y un sótano donde se escuchan los viejos estándares de jazz, llevados por la guitarra de Ricardo Moreno. La puesta en escena con los músicos en trajes blancos y negros, entre humo y swing de otra época, hacía viajar muy lejos del flamenco.

Espectáculo agradable y fluido, el momento inolvidable que se quedará en las memorias fue la demasiada rara aparición de Pedro Peña que cantó un Romance, acompañado por su hijo al piano. "Nosotros, con los sueños caminamos", el metal de bronce de la voz de Pedro Peña impuso el silencio completo y fascinado del público. Esa voz como ninguna, que sorprende, y deja su huella indeleble, llevó el corazón y el alma con mucha sencillez y evidencia.

Es de subrayar también, la presencia muy destacada de los tres palmeros, Tete Peña y Los Melli (que, aunque idénticos, son dos). Contestando al estilo melancólico del pianista, los palmeros hicieron un notable trabajo rítmico, con sutilezas y velocidad, una verdadera proeza sonora y física, jugando a veces al funámbulo, con Tete Peña a su cabeza. Sin duda, el compás llevado de manos de maestros fue una de las grandes curiosidades de la noche.

Aquí, David Peña definitivamente dejó el estilo Wim Mertens, para alimentarse de varias influencias jazzísticas. La invitación a Arcángel, con su voz fina y nasal, terminó discretamente la noche, proponiendo sin embargo más diversidad en el espectáculo. Fue una noche llena de sorpresas muy agradables.

“Flamenco Viene del sur” de la Junta de Andalucía y la Agencia Andaluza para el Desarrollo del Flamenco empezó el 24 de Febrero y se acabó el 26 de Mayo, ofreciendo, entre otros, los siguientes espectáculos:

21 de abril: DAVID PALOMAR PASÓ CON ÉXITO EL JUICIO DE LA CAPITAL ANDALUZA

Cante: David Palomar

Guitarras: Rafael Rodríguez, Ricardo Rivera, Keko Baldomero

Bajo: Alez Benítez

Percusión: Israel Katumba, Manuel Muñoz

Coros: Anabel Rivera, Toñi Nogaredo, Victor Carrasco

Baile: El Junco

El pasado 21 de abril, en el Teatro Central, el cantaor David Palomar presentaba por primera vez en Sevilla, su primer espectáculo, adaptado de su primer disco en solitario "Trimilenaria": en dos palabras, un “verdadero estreno”.

Tributo a su Cádiz querida, el espectáculo “Trimilenaria” lleva al escenario las imágenes que le habitan, sus recuerdos, reales o soñados, pasando por el filtro tan personal de su creatividad poética y graciosa. David Palomar es un joven cantaor apoyado por una larga carrera, que, restituyendo la tradición flamenca, no duda sin embargo en poner por delante su personalidad y su forma de ser.

Con “Suerte de varas”, el pregón de Macandé, anunció el tono: valiente, salió solo al escenario, y fuerte de la gracia gaditana que le caracteriza, cogió al público de la mano para llevarlo a un viaje hacía el pasado. En seguida, nos damos cuenta de que el espectáculo no es solamente un recital de cante: tres sillas, una banda sonora de ruidos de aeropuerto, el pasado se mezcla con el presente, los artistas abren su vida íntima y cotidiana, la de los numerosos viajes y esperas que puntúan la realidad que el público no ve nunca. El aeropuerto se hace el hilo conductor conmovedor de esos múltiples viajes a través del tiempo, que propone el cantaor con mucha sinceridad y cariño, durante más de una hora y media.

Con las Alegrías de Cádiz, dedicadas a la memoria de Chano Lobato, Palomar se lució, jugando con los agudos y los graves como un pez en su bahía, “santi seña de su tierra”, acompañadas por Rafael El Cabeza con unas falsetas tiernas y vivas a la vez. Repertorio sorprendente, donde no duda en intercalar unas Bulerías modernas con la Malagueña del Mellizo embrujada por el ambiente de una iglesia, o con unos bailes que el cantaor comparte de compadres con El Junco.

El Espectáculo lleva algunas joyas, como el delicioso homenaje al Chozas, donde “El Cabeza y El Palomar” parecen dos ancianos maliciosos, sin duda el colmo vocal e interpretativo de la actuación.

Sin olvidarse un segundo de la Reina Cádiz, el espectáculo acaba con los Tangos “Trimilenaria” que inician el disco, regalando un poquito de arena de la tierra gaditana, que David Palomar se llevó para todos nosotros en el bolsillo y que esparce en el escenario. Final doble…que no desvelaremos; un poquito largo quizás, como las esperas en los aeropuertos, es un espectáculo completo, muy generoso, divertido y de calidad musical y vocal: merece la pena verlo… ¡y descubrir la sorpresa final!

12 de mayo: DANIEL DOÑA, OLGA PERICET, MARCO FLORES: ¿ESPAÑOLES O FRANCESES?

Los que eligieron Madrid como ciudad de adopción proponen un flamenco diferente, (si se puede llamar flamenco todavía). Han encontrado la libertad creativa, que se expresa a través de una técnica pluridisciplinaria limpia y sin vacilación. Si a veces en Andalucía, curiosamente, los artistas piensan tener que reivindicar la libertad de expresión, Pericet, Doña y Flores demuestran que están lejos de esa polémica. No hay cantaores en el escenario, tampoco guitarrista ni siquiera cualquier músico: solamente música grabada. ¿Flamenco? No solamente, no hay tampoco ninguna obligación; desde Vicente Amigo, hacía La Negra, Hossam Ramzy o Vincent Delerm…¡lo que inspira! ¡Todo se baila!

El primer cuadro evoca la opresión y la monotonía delo cotidiano, “vivimos en un mundo programado donde lo espiritual y la ética de vida están cada vez menos presentes”. Bailan la precipitación sobre un “tic tac” sonoro, una despedida falsa, un “sin color”, el gris de la repetición infinita de todos los días que parecen pararse o seguir sin sentido y de repente se rompen con brutalidad. Poco a poco vienen los detalles, los inesperados, sutiles, escondidos, como las sorpresitas de la vida. Unas referencias tópicas, una flamenquita o un torero, aparecen con un sombreo o una flor, y dejan sitio a la fuente más lejana: un aire oriental que evoca lo ancestral.

Foto: Carlos Belén

La estética de los cuerpos se modelan a través de todos los estilos, a veces claramente identificados y reivindicados, como en el dúo contemporáneo de Olga Pericet y Daniel Doña, que no pretende sino “es”, contemporáneo, desde el contacto, los portés o el trabajo de suelo. No demuestran sino regalan.

Escuchamos canciones francesas, los abanicos de los tres bailarines parecen imitar al sonido del Charlestón de la batería jazz, antes de desvanecerse en una imagen romántica: la bailaora con una bata de cola roja, debajo de una lluvia de pétalos de rosas, se parece a una publicidad para un perfume francés, a la web de Belén Maya o a una escena de Tarantino… Los focos alumbran al público, las tazas de café se vacían sobre el escenario… “¡Antes el miedo!” canta en playback Olga Pericet, la canción de La Negra. “Antes todo lo que fui, todo lo que soy, antes”…y volvemos a la canción francesa con Vincent Delerm…curioso. ¿Será una experiencia para el público español? ¿Qué se siente cuando no se entiende la letra?

Lecciones de vida, lecciones para todos, el espectáculo acaba como empieza, el “tic tac” gris de la vida se vuelve negro… y el escenario vacío se ha enriquecido de algunos detalles… en la penumbra queda un maniquí transparente, un armario vacío, tres bailaores, y… “tic tac, tic tac, tic tac”…

26 de mayo: LOS COMPADRES: MANOLO FRANCO Y NIÑO DE PURA CLAUSURAN “FLAMENCO VIENE DEL SUR” 2009

Guitarras: Manolo franco, Niño de Pura

Cante: Rafael de Utrera

Baile: Rafael Campallo

Percusión: Agustín Henke

Palmas: Bobote

Fue una gran noche la que clausuró el ciclo "Flamenco Viene del Sur".

Manolo Franco empezó solo con una Granaína, presentando su estilo clásico y melódico, haciendo viajar al público entre las viejas piedras de la Alhambra. Entró luego Niño de Pura, tan esperado por todos, entre la dulzura y la melancolía de la Taranta, que su toque, sutil y encantador a la vez, restituyó con mucha magia. Cada nota, pensada, y sentida, hipnotizó al público subyugado.

La presentación hecha, volvieron con todo el elenco al escenario para no salir más. Una verdadera osmosis, sin protagonismo, quizás la clave del éxito… se puso al servicio de una Alegría llena de fuerza y de cortes talentosos. Vino luego una Guajira dibujando una sonrisa sobre las caras de cada músico, especialmente las de Bobote y Agustín Henke, que lucían complicidad y placer. Rafael Campallo bailó la famosa "Fantasy", del disco de Niño de Pura "Pozo y Caudal", una curiosa mezcla rítmica de tres por cuatro, entre Soleá y Fandango. (Es sin embargo con la Bulería del bis cuando el bailaor respondió plenamente a la espera de su público sevillano.) Campallo se hizo el compadre de Bobote quien gozó de la actuación proporcionando una gran felicidad al espectador.

El espectáculo se acabó oficialmente por unos Fandangos, que terminó una escala impresionante de Niño de Pura, precisa, determinada y de una velocidad increíble, que hizo levantar al público antes de que acabara.

La sala de pie, sin vacilar, pidió un bis que fue tan brillante como el resto de la noche.

Las instituciones pueden estar en paz, la clausura del ciclo "Flamenco Viene del Sur" fue honrada con brío.

Manuela Papino





Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | visitas: 10233914

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.1 + ALTERNATIVES

RSSes

Mesure d'audience ROI statistique webanalytics par WebAnalytics